En este momento estás viendo ¿Cómo garantizar la seguridad de los pozos?

¿Cómo garantizar la seguridad de los pozos?

La existencia de pozos y sondeos conlleva ciertos riesgos para animales o personas, por lo que existe normativa en cuanto a su señalización.

Los propietarios de los pozos deben por tanto evitar el acceso, tanto de ellos mismos como de personas ajenas a los mismos mediante señales y barreras. De esta forma se evitarán posibles accidentes y se garantizará la seguridad de los pozos y sondeos de agua.

Normas de señalización de pozos y sondeos de agua

La normativa exige que todos los pozos y sondeos deben estar tapados y vallados, aparte de para proteger a personas y animales de caídas y accidentes mortales, para preservar el agua del acuífero de la contaminación.

Esta normativa es obligatoria tanto para los pozos que se encuentren actualmente en uso como para los que no. En este último caso, se tendrá que llevar a cabo un sellado definitivo.

En los casos, nada excepcionales, de que los pozos o sondeos abandonados, cuya localización del titular es complicada, «se debe proceder primero y de forma inmediata a su señalización y a la instalación de alguna barrera que evite posibles accidentes».

En esta labor pueden colaborar todos los ciudadanos y administraciones públicas, especialmente aquellas con personal sobre el terreno como las Confederaciones Hidrográficas, Consejerías de Medio Ambiente, Servicio de Minas, Guardia Civil y los Ayuntamientos.

En todo caso la prioridad es evitar accidentes, por eso en primer término deben adoptarse las medidas de seguridad pertinentes y después proceder a la investigación de la propiedad o titularidad del pozo y denunciar si es necesario. Se trata de trámites administrativos complejos que suelen llevan un tiempo, por eso es prioritaria la seguridad.

La apertura de pozos y la instalación en los mismos de instrumentos para la extracción de aguas subterráneas, sin disponer previamente de concesión o autorización para la extracción de las aguas, se considera infracción y se señala como responsable al titular del terreno, el promotor de la captación, el empresario que ejecuta la obra y el técnico director de la misma.

Algunos organismos dan consejos de seguridad y apuntan que una cubierta adecuada impide que personas, animales u objetos caigan en el interior del pozo.

Si en una propiedad se observa la existencia de un pozo sin la barrera adecuada, será necesario señalizar de forma evidente la perforación o utilizar algún sistema de vallado que impida el acceso de personas o animales y tapar la entrada del orificio. La forma más adecuada suele ser mediante una tapa de hierro con un candado. Se desaconseja la utilización de estructuras metálicas de rejilla para evitar que residuos o vertidos lleguen al agua.

En resumen, con el objetivo de mantener la seguridad de la población y de los animales, es obligatorio señalizar o vallar el terreno en caso de que exista un pozo.

Deja una respuesta